Oda a Acquaforte

1 Mar

>
Oda a Acquaforte

La vida es una escultura ajena,
con alma de río,
que a veces vuelve polvo
el vestigio de la nostalgia.

Del saber o no saber
del sentir o no sentir.
De la paz o la violencia
del buscar y no encontrar.

Del salirse siempre
para tener que
volver a entrar.

Y cuando la noche cae pesada
la escultura se derrite
del frío que le da
esa absurda melancolía
de llegar y no alcanzar.

Que empieza
por que debe
y nunca quiere
terminar.

Y si a lo lejos huele a amor
que no sea de un arrepentido.
Porque las almas
nunca lloran
que la noche
cante un tango
y se comience
despacio a sedar.

Así es como andamos
los mancillados del corazón
hasta que un día
se nos alegra el alma
al encontrar
los rastros del sol
y nos enamoramos
de papeles,
de una mujer,
de empaparnos
en alcohol
y de correr,
correr
por este puto
mundo suicida.

Javier Arce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: